Cobaya Peruana o Cuy Peruano

Cobaya Peruana o Cuy Peruano

A diferencia de la mayoría de las razas de cuyes que se han creado en los laboratorios, el origen del cuy peruano es completamente natural. Se originaron en América del Sur (Perú, Bolivia y Argentina). En algunos de estos países, los cuyes todavía se utilizan como parte de la dieta. Sin embargo, esta raza se utiliza a menudo como mascota debido a su pelaje, principalmente.

Índice()

    Características de la cobaya peruana

    El conejillo de indias peruano se destaca por tener un pelaje muy largo que puede llegar a los 40 centímetros y tiene rosetas o remolinos muy característicos. Su peso promedio es generalmente entre 700 gramos y 1,2 kilogramos y su tamaño es de aproximadamente 25 centímetros. Su cabeza es ligeramente más pequeña que la de otras razas de conejillos de indias.

    La principal diferencia con los cuyes de pelo de seda es que en éstos el pelo crece hacia atrás y sobre la cabeza, mientras que en el peruano el pelo se divide en dos secciones a lo largo de la columna vertebral.

    Los cuyes peruanos están un poco asustados al principio pero no pueden soportar la soledad, así que con amor y paciencia se convertirán en compañeros inseparables. Se caracterizan por ser animales muy curiosos y atentos que querrán jugar con sus semejantes y con los animales (otros cuyes). Puede ser interesante darles un compañero de jaula para que no se sientan solos cuando no estamos en casa.

    Cuidados del cuy peruano

    Tener un pelaje tan rebosante requiere un cuidado muy concreto. En general, precisan ser cepillados prácticamente diariamente para eludir los embrollos y la suciedad. Puede ser recomendable recortar el pelo cerca de los genitales y el ano para eludir la acumulación de suciedad.

    En contraste a otras razas de cuyes, los cuyes peruanos han de ser bañados de manera semanal, en especial bajo condiciones muy concretas como la infestación de ácaros y bajo prescripción veterinaria. Debemos tener precaución de secarlos realmente bien justo después.

    Debemos observar las uñas para eludir que ensucien y hagan muy grandes. Si vemos que son demasiado largas, debemos cortarlas. Debemos tener mucho cuidado de no lograr cortar la carne de cuy.

    Debemos asegurarnos de que hacen suficiente ejercicio y observar su dieta para sostener la salud. Esta raza de cuyes tiende a sobrealimentarse, con lo que debemos supervisar su comida para eludir inconvenientes como el sobrepeso.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir